El descubrimiento de una droga, detrás del día mundial de la bicicleta

El descubrimiento de una droga, detrás del día mundial de la bicicleta

Cuando pensamos en movernos en bicicleta, lo asociamos con ejercitarnos, respirar el aire libre, mejorar nuestra salud… Poco nos imaginamos que el día mundial de este medio de transporte tiene que ver con el descubrimiento de una droga.

Desde su invención en 1817 a manos del alemán Karl Drais, el ser humano ha adaptado la bicicleta como uno de sus medios de transporte favoritos, ya sea para moverse diariamente, como para pasar el rato de manera lúdica o hacer ejercicio. Actualmente existen más de mil millones de bicicletas alrededor del mundo y son el principal medio de transporte en países como China o la India.

A lo largo de los años, el aspecto de las bicicletas se ha ido transformando visiblemente. Al principio no contaban ni con un manillar ni con un sistema de pedales, con lo que el conductor debía impulsarse con los pies y manejarla con un sistema de dirección giratoria. Con el tiempo, las ruedas también han pasado por diferentes fases y sus tamaños han cambiado notablemente. Además, los materiales utilizados también se han ido sustituyendo por otros de más resistentes y ligeros. No podemos hablar de la fase final de la bicicleta, ya que este artilugio sigue evolucionando hasta día de hoy, además de ir variando según su utilización, ya que, por ejemplo, una bici dedicada a una competición olímpica será muy distinta a una bicicleta de montaña.

Pese a sus diferencias, lo que sí que tienen en común es que, hoy en día, prácticamente todo el mundo sabe que una bicicleta se compone de dos ruedas, un manillar, un sistema de transmisión de pedales y un sillín. Pero, ¿quién sabe por qué el día mundial de la bicicleta se celebra el 19 de abril? La respuesta tiene nombre y apellidos: Albert Hofmann.

Hofmann fue un químico suizo conocido mundialmente por descubrir la dietilamida de ácido lisérgico, popularmente conocida como LSD. El 16 de abril de 1943, Albert Hofmann sintetizó e ingirió varias gotas de esta sustancia mientras trabajaba en su laboratorio. Para comprobar plenamente los efectos del LSD, tres días más tarde, ingirió de manera voluntaria 0,25 miligramos de LSD, experimentando sus efectos en un paseo en bicicleta mientras volvía a casa.

Ese trayecto, realizado el 19 de abril de 1943 fue uno de los más recordados y comentados de la historia, ya que Hofmann sufrió escenas de pánico y su mente le jugó malas pasadas, haciéndole creer que el mobiliario se movía. La experiencia le llevó a pensar que había enloquecido, por lo que acudió al médico, quien no le encontró ningún síntoma anormal, a excepción de unas pupilas extremadamente dilatadas.

Deja un comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.

De conformidad con la normativa vigente en materia de protección de datos personales, le informamos de que sus datos personales serán tratados por FLUIDRA S.A (en adelante FLUIDRA) sita en Avda. Francesc Macià, 60, planta 20, 08208, Sabadell (Barcelona) y NIF A-17728593. Los datos serán tratados con la finalidad de gestionar la publicación de su comentario en nuestra web. Sus datos no serán cedidos, vendidos, alquilados o puestos a disposición de ninguna otra forma a ningún tercero. En determinados casos se dará acceso a aquellos proveedores de servicios de FLUIDRA, quienes realizan determinadas actividades para FLUIDRA (como por ejemplo el envío de la newsletter), pero en ningún caso trataran los datos para sus finalidades propias. Que conservaremos sus datos personales durante el tiempo que el artículo permanezca publicado, y en todo caso durante el período imprescindible para la gestión de éstos. El tratamiento es legítimo porque Vd. ha prestado su consentimiento Puede ejercitar sus derechos de acceso, rectificación, supresión, limitación del tratamiento, portabilidad de los datos y oposición, o revocando el consentimiento prestado para tratamiento de sus datos personales, ante el responsable del tratamiento enviando su solicitud por escrito dirigida a Avda. Francesc Macià, 60, planta 20, 08208 Sabadell (Barcelona) o mediante el envío de un correo electrónico a dataprivacy@fluidra.com, en ambos casos con la referencia “Protección de Datos” y adjuntando una copia del DNI. En caso de que Vd. desee ponerse en contacto con nuestro DPO para formular cualquier consulta o duda, envíenos un correo electrónico a: dataprivacy@fluidra.com o una carta a la dirección facilitada con la referencia “DPO”. Le informamos que podrá ejercer su derecho de reclamación ante la autoridad de control.